Páginas vistas en total

sábado, 23 de abril de 2016

Puerto de Barcelona

PORT DE BARCELONA 


Protección Civil realiza un simulacro de fuga química en las instalaciones de la empresa TEPSA del Puerto de Barcelona 


En el ejercicio han participado más de 200 personas que forman parte de los cuerpos de emergencias y de la empresa TEPSA, y cientos de trabajadores de las instalaciones cercanas


Las empresas y actividades cercanas al lugar del accidente han practicado el ejercicio de confinamiento una vez conocida la afectación exterior



Protección Civil de la Generalitat (DGPC) del departamento de Interior ha organizado, junto con la empresa Terminales Portuarias S.L. - TEPSA y con el Puerto de Barcelona, ​​un simulacro de fuga química en las instalaciones que la empresa tiene en el Muelle de la Energía del Puerto de Barcelona, ​​que ha supuesto la activación en fase de emergencia del Plan de Emergencias Exterior del Sector Químico de Cataluña PLASEQCAT de la Generalidad.

El simulacro se ha realizado para poner en práctica la activación del Plan PLASEQCAT de la Generalitat en la zona del Puerto de Barcelona y mejorar la coordinación entre los diferentes cuerpos de emergencias actuantes.

También ha servido para comprobar las acciones que el Puerto y el municipio de Barcelona han previsto en  sus Planes, así como la implantación del Plan de Autoprotección (PAU) de la empresa, comprobar el sistema de avisos y las actuaciones de su personal ante situaciones de emergencia.


Port de Barcelona - Momento del simulacro

El simulacro ha tenido lugar en las instalaciones de la terminal destinada a productos químicos de TEPSA, una empresa dedicada al almacenamiento de líquidos a granel, productos petroquímicos, químicos y biocombustibles en tanques aéreos.

En el ejercicio se ha simulado un fallo en los sistemas de seguridad, lo que ha provocado un sobrellenado de un tanque de acrilonitrilo durante las maniobras de trasvase. El producto derramado, aproximadamente unas 5 toneladas, ha quedado recogido en el cubo de retención y al evaporarse ha generado una nube tóxica. Como consecuencia del accidente algunos trabajadores han resultado heridos.

El acrilonitrilo (NU 1093) es una sustancia tóxica y altamente inflamable, por lo que las distancias de afectación por esta nube tóxica, en condiciones de máxima estabilidad atmosférica, han sido de un radio de 652m en Zona de Intervención y 1200m en Zona de Alerta.

El radio de intervención es la zona donde toda la población puede sufrir daños graves a causa del accidente y debe tomar medidas de autoprotección. La zona de alerta es aquella donde la población sensible (personas mayores, bebés y personas con enfermedades respiratorias) puede verse afectada y también debe tomar medidas de seguridad.   La medida de autoprotección en caso de un accidente químico es el confinamiento, es decir, encerrarse en el edificio más cercano, en el que hay que cerrar las puertas y las ventanas y detener los aparatos de climatización.

Además, las nubes tóxicas se mueven muy rápidamente y pueden llegar en poco tiempo a la población. por tanto, aunque en los primeros momentos no se disponga de toda la información, el tiempo de respuesta ha de ser mínimo para informar a la población que se debe confinar a través de las sirenas de aviso de accidente químico.

Una vez se ha tenido conocimiento del accidente, la empresa ha activado su Plan de Autoprotección (PAU); ha puesto en marcha el protocolo de comunicaciones establecidos en el plan y todos los trabajadores se han confinado. Siguiendo el PAU, la empresa ha realizado las llamadas externas al teléfono de emergencias 112 de Cataluña, al Centro de Coordinación Operativa de Cataluña CECAT de Protección Civil de la Generalitat y el Puerto de Barcelona para que activara también su PAU y alertara las industrias de alrededor.

En base a las condiciones meteorológicas y la información que ha llegado al CECAT sobre la posible afectación de la nube tóxica, se han activado dos sirenas situadas en el cruce c / Y y C / nº4 y ante ENAGAS en el Muelle de la Energía.


Port de Barcelona - Vista General del Puerto y Ciudad de Barcelona

Las empresas cercanas, situadas en el Muelle de la Energía y alrededores, han aprovechado el simulacro para hacer un ejercicio de confinamiento de sus trabajadores. Unas 300 personas han participado siguiendo la medida de protección aconsejada, el confinamiento, cuando han sonado las sirenas y han activado su plan de emergencia.

El equipo de primera intervención de la empresa, formado por dos personas con equipos completos de protección química, han llevado a cabo la primera inspección con la ayuda de medidores de gases tóxicos y han procedido al acordonamiento del área afectada. Este equipo también llevaba un equipo de rescate para suministrar aire a los posibles accidentados.

Por su parte, el equipo de primeros auxilios ha sido formado por 4 miembros equipados con traje de bombero y equipo de respiración autónomo y una camilla rígida. Siguiendo el orden de la Dirección de la Emergencia ha activado, en el panel de control del sistema contra incendios de la terminal, la proyección de espuma en el área afectada para cubrir el producto derramado y evitar la liberación de gases.

Cuando llegaron al lugar de los hechos, alertados por el teléfono de emergencias 112 de Cataluña, los Bomberos de Barcelona han trabajado en el rescate de los heridos tanto de dentro como de fuera de la terminal y el control y sellado de la fuga junto con los efectivos de la empresa. Para ello, han movilizado tres tanques Gran Incendio; dos ambulancias; 2 contenedores de riesgo químico; un vehículo del jefe de sector y uno del jefe de guardia; y un vehículo haciendo las funciones de Centro de Mando de Bomberos (CCB). En total se han movilizado una treintena de efectivos.

En el lugar del accidente se ha establecido un Centro de Mando Avanzado (CCA) para hacer seguimiento de la situación y coordinar las acciones de todos los operativos. El CCA se desplazaron responsables todos los cuerpos de emergencias.   El Sistema de Emergencias Médicas SEM ha desplazado una ambulancia de Soporte Vital Avanzado (SVA) con un enfermero y un técnico en Transporte Sanitario (TTS); y un Vehículo de Intervención Rápida (VIR) con un médico, un TTS y un mando. Cuando han recibido los heridos, se les ha evaluado y estabilizado antes de trasladarlos al hospital de destino más adecuado. A nivel de grupo sanitario también se ha movilizado el servicio médico del Puerto (FREMAP) con una ambulancia. Los equipos sanitarios han coordinado con Bomberos de Barcelona para hacer el traspaso de heridos en zona segura, ya que el grupo sanitario no ha podido entrar en la zona de intervención.

Los Mossos, con dos patrullas, se han encargado junto con la Guardia Urbana de Barcelona y Policía Portuaria, de hacer el control de acceso a la zona del incidente. Este control filtra el paso de vehículos y personas siguiendo las indicaciones de Bomberos de Barcelona. El jefe del Área Básica Policial de Santos ha incorporado al Centro de Mando Avanzado.


Port de Barcelona - Terminales energéticas

La Guardia Urbana de Barcelona (GUB) una vez ha recibido el aviso, ha enviado un mando para integrarse en el CCA situado dentro de la zona portuaria, y al menos una patrulla en el acceso más cercano a la zona del simulacro para simular los cortes de vía.   La Policía Portuaria ha realizado los puntos de control de tráfico para garantizar la zona y, una vez activado el PAU del Puerto, ha hecho los avisos a los organismos y elementos vulnerables dentro de las zonas de afectación. Otra función ha sido el acompañamiento de los medios de ayuda externa hasta el lugar del accidente.

Capitanía Marítima de Barcelona, ​​responsable de velar por la seguridad marítima dentro y fuera del Puerto, ha comunicado a las tripulaciones de los buques amarrados en la zona de intervención su confinamiento en espacios estancos de los propios buques. También han indicado las medidas de protección adecuadas a la situación de peligro a los buques que navegaban en las proximidades de la zona.

Efectivos de la Guardia Civil han desplegado patrullas marítimas y han controlado los accesos por tierra, realizando labores de seguridad junto con la Policía Portuaria. En este simulacro también han participado agentes de la Policía Nacional en el marco de sus competencias en materia de controles de documentación. Salvamento Marítimo ha movilizado también para, en caso necesario, enviar sus embarcaciones a actuar en misión de rescate.

Por parte de Protección Civil de la Generalitat han participado una veintena de efectivos. El Centro de Coordinación Operativa de Cataluña (CECAT) de Protección Civil de la Generalitat, tras evaluar la afectación exterior y el riesgo potencial del accidente para la población, ha activado el Plan de Emergencia Exterior del Sector Químico de Cataluña (PLASEQCAT) en fase de emergencia, y el personal de guardia ha hecho el seguimiento. Técnicos del Servicio Territorial de Protección Civil en Barcelona y del grupo de Logística y Operativa Territorial (LIOT) también se han desplazado al Puerto para hacer el seguimiento de la emergencia.

El Puerto de Barcelona ha activado su Plan de Autoprotección (PAU) y el Ayuntamiento de Barcelona ha activado su Plan de Emergencias Municipal. Todos ellos se han coordinado con el CECAT de Protección Civil de la Generalidad.

ADIF ha participado también el ejercicio a nivel de avisos previstos en su PAU, y ha parado temporalmente las maniobras de los trenes en el tramo afectado de las vías que pasan por el Muelle de la Energía. Ferrocarriles de la Generalitat (FGC) también ha aprovechado para realizar el simulacro anual de la Línea Llobregat-Anoia. el ramal de mercancías del Puerto ha interrumpido la circulación dentro de la zona afectada, y han practicado el confinamiento del personal que se encontraba realizando labores de mantenimiento del ramal y el alejamiento de un tren que se encontraba en zona de intervención. El ramal de viajeros no ha quedado directamente afectado aunque se han desplazado supervisores en la zona y se han movilizado agentes de estación, interventores y vigilantes de seguridad para garantizar la presencia de algún agente en cada estación.


Port de Barcelona - Terminales energéticas

En el simulacro han participado alrededor de 500 personas, entre ellas unos 300 trabajadores de las empresas y actividades de alrededor; unos 200 miembros de los cuerpos de emergencias, y una veintena de observadores y figurantes.

En el simulacro han participado como observadores el director general de Protección Civil de la Generalitat, Joan Delort, la subdirectora de Planificación de Protección Civil de la Generalitat, Núria Gasulla, además de responsables de Protección Civil de la Delegación del Gobierno en Cataluña, de Capitanía Marítima y otros organismos.

No hay comentarios: