Páginas vistas en total

sábado, 8 de agosto de 2015

Puerto de Bilbao

BILBAO PORT


LA AUTORIDAD PORTUARIA DE BILBAO LICITARÁ ESTE VERANO LA NUEVA TERMINAL MARÍTIMA DE CRUCEROS 


Los 5 millones de euros previstos en su construcción incluyen, además del propio edificio de la terminal, la adquisición de un “finger” y las obras de urbanización del entorno del muelle


Permitirá al Puerto de Bilbao ampliar sus posibilidades de ser puerto base de cruceros, es decir, punto de origen-destino de diferentes rutas y no solo de recalada, e incrementar, de este modo, el impacto económico de este turismo


Por su funcionalidad, dinamismo, modernidad y los altos estándares de calidad y seguridad aplicados, se situará entre las mejores de Europa 


Atendiendo a la demanda del Ayuntamiento de Getxo, se creará junto a la terminal un amplio parking con 222 plazas para larga estancia, que podrá ser utilizado por la ciudadanía en general los días en que no atraquen cruceros




La Autoridad Portuaria de Bilbao licitará, a lo largo de este verano, las obras de construcción de la terminal marítima del tercer atraque de cruceros de Getxo. El precio de licitación será de 5 millones y el plazo de ejecución de un año, cifras que podrán ser mejoradas por los licitadores.

En su diseño ha primado la funcionalidad y seguridad. Asimismo, como tarjeta de presentación a los turistas que nos visitan, pretende transmitir una imagen moderna, amable y dinámica, reflejo de los valores de nuestro territorio y cultura.


Buques de crucero en el Puerto de Bilbao

El edificio, de quince metros de altura y 3.200 metros cuadrados útiles, se concibe como un gran contenedor acristalado, ligero, muy luminoso, de planta rectangular, protegido por una cubierta ligera de zinc, con seis lucernarios para dar aún más sensación de claridad, y cuyo cerramiento es inclinado para dotar al edificio de dinamismo. Como recurso estilístico se ha utilizado una estructura a base de unos pilares sustentantes en forma de “V”, en una clara referencia a la arquitectura naval por el modo en que se configuran las superestructuras de los navíos.

Para atender las necesidades del embarque y desembarque de pasajeros que inician o finalizan su viaje en Getxo -y donde la gestión del equipaje es una cuestión fundamental-, en la concepción del edificio se ha tenido en cuenta la diferenciación entre el flujo de pasajeros y equipajes. Igualmente, y por razones operativas, se diferenciarán las áreas de embarque y desembarque con recorridos independientes, y se contará con escaleras distintas para los viajeros de entrada y de salida, lo que facilitará el tránsito de viajeros. Esta duplicidad en los accesos interiores resulta clave en los puertos que quieren, como Bilbao, posicionarse como puertos base.

El edificio constará de dos plantas principales, así como una entreplanta intermedia que ocupará toda la franja sur del edificio. En la planta baja estará el vestíbulo y el mostrador de información turística, y en ella se llevará a cabo la recepción y la facturación de equipajes de los pasajeros que embarcan, e igualmente dispondrá de un amplio espacio para la recogida de equipajes de los s que desembarcan. En la entreplanta se encontrará la sala VIP y las oficinas, tanto del personal de la Autoridad Portuaria como de los cuerpos de seguridad; y en la primera planta se habilitará la zona de espera, zona de control de pasajeros de embarque, y zona de desembarque. Cada planta dispondrá de su propia zona de baños y aseos. Con objeto de satisfacer las demandas de los cruceristas, se prevé instalación de máquinas de “vending” y se ha habilitado zonas donde, en un futuro, puedan abrirse pequeños locales o mostradores comerciales. Asimismo, el edificio dispondrá de dos ascensores tipo montacamillas, es decir, apto para que en caso de necesidad, puedan atender a una persona accidentada, enferma, o con algún tipo de movilidad reducida que obliguen su evacuación por ese medio.

El diseño por el que ha optado la empresa de arquitectura Ajuriaguerra Tres, encargada del proyecto constructivo y la dirección de obra, ha sido realizado tras llevar a cabo un exhaustivo estudio y análisis de las demandas funcionales de este tipo de edificios. Se ha prestado especial atención a los datos aportados por las grandes navieras operadores de cruceros, las normas de seguridad internacional para buques, así como la referencia de las mejores terminales del mundo.

Materiales cálidos y resistentes

En la elección de los materiales también ha primado la funcionalidad, durabilidad, facilidad de mantenimiento, así como a la propia seguridad. 


Puerto de Bilbao - Fotomonteje de la Terminal de Cruceros

Por un lado, considerando el ambiente marino y la climatología local, se ha puesto especial énfasis en dotar de los máximos niveles de protección a los elementos metálicos del edificio, al objeto de evitar la corrosión, especialmente a los más expuestos, así como garantizar su resistencia en caso de incendio un mínimo de hora y media, lo que permita evacuar de forma segura el edificio.

Por otra parte, el vidrio proporciona una imagen de livianeidad, trasparencia y modernidad, proporcionado luminosidad y unas agradables vistas, integrándose de este modo y de forma natural en el entrono. El recubrimiento de zinc, en cubierta y elementos de fachada opacos, resulta especialmente indicado para un edificio dispuesto en primera línea marítima que implica un ambiente especialmente agresivo. Los pavimentos interiores se han previsto a base de parquet de madera, con tratamiento antideslizante.

“Todo ello hace que la primera percepción que reciban los visitantes sea la de un edificio moderno, dinámico, cálido, amable, conforme a la sociedad que los acoge. Lo que se ha buscado es que la terminal trasmita los valores de nuestra, cultura y territorio, acorde con lo que queremos ser como País”, valora la Autoridad Portuaria. “Esto unido a los altos estándares de calidad y seguridad marítima aplicada, harán que esta terminal se sitúe a la vanguardia de la europeas”, añaden.

Acceso directo al buque

Otra característica importante de la terminal es que se abre hacia los buques, facilitando de este modo las maniobras de embarque y desembarque, y garantizando la comodidad de los viajeros. “Los pasajeros acceden a la terminal y/o al buque directamente, cómodamente y de forma segura, sin tener que pisar muelle, gracias a una plataforma móvil o “finger” o “gang-way” semejante a los utilizados en los aeropuertos”, explican su autores. Esta infraestructura, además, se adaptará a la altura de las puertas de embarque de cualquier buque, independientemente de su tamaño, y se adaptará a personas con movilidad reducida. Su coste será también financiado por la Autoridad Portuaria y requerirá una inversión, aproximada, de un millón de euros, incluidos en el montante total de la obra.

Las circulaciones de maletas, así como el aprovisionamiento de pertrechos que precisa el buque, se producirá a cota de calle, junto a la zona de atraque, a través de una zona totalmente independiente totalmente independiente del movimiento de pasajeros.

Plazas de aparcamiento

Atendiendo a la demanda del Ayuntamiento de Getxo, la Autoridad Portuaria ha previsto dotar al muelle de 222 plazas de aparcamiento para larga estancia, es decir, pasajeros que realicen trayectos en cruceros con salida de Getxo, que podrá ser utilizado por la ciudadanía en general los días en que no atraquen cruceros. 


Puerto de Bilbao - Fotomontaje del Edificio de la Terminal de Pasajeros de Bilbao

Asimismo, habrá otras 31 plazas de aparcamiento para el personal vinculado al funcionamiento de la propia terminal y otras 8 para personas con movilidad reducida; 10 plazas para taxis y, por último, 40 plazas para autobuses.

Mejoras cierre paseo Arriluze

La nueva terminal se integrará con su entorno, para no interferir en el paisaje e, incluso mejorándolo. Para corregir los posibles impactos visuales derivados de la necesidad de disponer de ciertos elementos como cierres, se ha previsto que en la franja dispuesta entre el paseo de Arriluze y las instalaciones de la nueva terminal se disponga una banda verde a modo de “cierre blando” en la que se incorporarán distintos elementos de vegetación y arbolado.

Inversiones de 34 millones en diez años

La Autoridad Portuaria de Bilbao ha apostado por el tráfico de cruceros y ha invertido para ello, desde 2005- año que inició la construcción del primer muelle en Getxo-. 34 millones de euros en infraestructura. El primer muelle con dos atraques entró en servicio en 2006 y el segundo, que supuso el tercer atraque, comenzó a operar en mayo de 2015. Esta inversión ha propiciado un incremento escalonado, con dientes de sierra- algo característico del sector- de un turismo hasta entonces desconocido en Euskadi. Este año atracarán cerca de 45 cruceros.

Si el año pasado, el récord en número de cruceros fue lo más destacado, este año es la llegada de un buen número de cruceros recién salidos de astilleros y superando, incluso, las dimensiones de otros barcos turísticos que ya han atracado en temporadas anteriores. Además, muchos de ellos se sitúan entre los cruceros más grandes que navegan por el mundo y sólo la construcción del nuevo muelle ha permitido que nos visiten. Destaca el Anthem of the Seas, propiedad de la compañía de cruceros Royal Caribbean, por sus dimensiones- es el segundo más grande del mundo con 348 metros de eslora y capacidad para 4.200 pasajeros - y por apostar por Bilbao en su viaje inaugural.

Otros cruceros destacados son el Britannia, del Grupo Carnival (330 metros y cerca de 4.000 personas), el Celebrity Eclipse, de Celebrity RCCL (317 metros de eslora y 2.645 pasajeros); y el Explorer of the Seas, de la compañía RCCL (311 metros y 2.600 pasajeros). En esta temporada, tampoco están faltando a su cita con Bilbao navieras habituales como Fred Olsen, Oceania Cruises, Crystal Cr., Linblad, Louis Cruises, Phoenix Reisen, Residence at Sea, Sea Cloud o Silver Cr.


Buques de crucero en la terminal del Puerto de Bilbao

Impacto económico

La trayectoria al alza del tráfico internacional de cruceros, las buenas infraestructuras, el atractivo turístico de Euskadi y la intensa labor comercial realizada por la Autoridad Portuaria de Bilbao - en colaboración con Gobierno vasco, Diputación Foral de Bizkaia, Ayuntamiento de Getxo y Ayuntamiento de Bilbao, y sus departamentos y oficinas de turismo- han contribuido decisivamente a la consolidación de este turismo hasta hace poco desconocido en nuestra costas. En estos años, han recalado cerca de 500 cruceros y unos 485.000 cruceristas.

Se calcula que cada crucerista gasta una media de 100 euros por escala y 150 si Bilbao es puerto base, es decir, inicio o final de ruta. Cerca del 40% de su impacto económico repercute en el comercio al por menor, el 27% en la hostería, el 19% en actividades relacionadas con el transporte y el resto en otras actividades recreativas, culturales o empresariales.


No hay comentarios: